Proyectos Urbanos

TIPS Hogar: Reforma sin obra

1- Pinta los Azulejos

Gracias a la pintura, puedes disimular los posibles defectos que ha adquirido el azulejo con el paso del tiempo, pero sin todo el proceso de picar las paredes. Por otra parte, también puede ocurrir que un azulejo se encuentre en muy buen estado, pero ya haya pasado de moda, puesto que las tendencias también cambian. En ese caso, una capa de pintura puede ser una solución definitiva.

La reforma no solo es más económica, sino que, además, el proceso también es más simple. Te sorprenderás de cómo un sencillo cambio de color sirve para dar una estética totalmente distinta a una cocina puesto que la pintura nueva aporta luz y limpieza.

……………………..

2- Renueva tu piso

Los suelos laminados son una excelente opción para transformar una casa de una forma rápida, con una relación calidad/precio muy buena y con mas prestaciones de las que la mayoría de la gente conoce. Vas a tener en el mercado una gran variedad de suelos laminados y vinílicos con multitud de acabados (lisos, pizarra, madera, hidráulico…). Se instalan sobre el suelo que tienes en muy poco tiempo. La recomendación es que «si lo vas a hacer tú, los suelos vinílicos son más limpios y fáciles de instalar porque no precisan cortes con máquina».

……………………..

3-Utiliza molduras

Son tendencia en decoración este año, así con más razón para que las contemples si buscas en una reforma que se aprecie sin tener que soportar los escombros. Hay diferentes tipos desde las más sencillas, tipo listón liso,  a las más decoradas y elaboradas pero son sin duda una forma de decorar nuestras paredes que no debemos dejar de lado. Deben ser un recurso más a tener en cuenta para darle un aire especial a algún cuarto…¡incluso a la habitación de los más peques! Otra ventaja que ofrecen las molduras es que nos permiten pintarlas como más nos gusten, dejando así atrás su imagen clásica, si apostamos por combinaciones originales y colores de plena tendencia como la gama de los grises.

Pero además las molduras también sirven para proteger las paredes, por ejemplo en el caso de humedades o si queremos un material más resistente en el cuarto de los niños, donde ya sabemos que la parte baja de las paredes suele sufrir bastante. Todo ello hace que estemos volviendo a ver un renacer de las molduras en la decoración de interiores, ¡y a mí personalmente me parece todo un acierto! Con ellas podemos darle elegancia a una estancia sin restarle actualidad ni crear un ambiente “pasado de moda”. Precisamente ahí la radica su encanto en combinar clasicismo con modernidad consiguiendo paredes con mucha personalidad.

Fuente: El mueble

……………………..

AllEscort